domingo, 29 de julio de 2012

EL TIC TAC DEL RELOJ

VIGÉSIMO SEXTO POEMA




















Ojos que brillaban de noche como el sol,
se apoderaban de mi, enlazandome a su almohada,
labios que ardian aún dormidos, su volcán me incendiaba,
yo tan loca contigo y a ti eso te encantaba,
las horas pasaban rápido, quién las invitó a esta velada?

Es tarde tengo que irme! yo siempre te decía y tú siempre me suplicabas, ¡quédate otro poquito!,
y el tic-tac me atormentaba,
se convertía en el único sonido que mis oídos escuchaban, una noche de tantas noches me pediste que me quedara, y otra vez salí corriendo sin consentirme en tus alas,

Al día siguiente noté tu ausencia y un frío enorme se le sumaba, yo pensando que tu no me querías y tu como podías me anunciabas, ¡estoy muerto amada mía!,
pero aún vivo en tú alma, te dejare los recuerdos de aquellas noches blancas, en las que te hice tan mía y te pedía que te quedaras, ahora yo no tengo tiempo para darte mi amada, pero sabrás que te quise, y sí una noche me extrañas escucharás el reloj por quien tanto me dejabas, y cada vez que escuches un tic-tac soltarás lágrimas y dirás mi nombre deseando me quede una noche de esas tantas que me negabas.

XIOLENI DEL MAR SALAZAR GONZÁLEZ
Maturin Estado Monagas, Venezuela.
unadamaporsiempre@hotmail.com 

3 comentarios: