martes, 24 de julio de 2012

PUEBLO CERCANO AL MAR

TRIGÉSIMO SEGUNDO POEMA
















El tacto capilar de tus enredos,
casa de apóstol y hermanos,
va esculpiendo un color para mis ojos.
Darle visión a tus ruinas
es quedar parado oyendo los carruajes
y el pasado de un emporio dulce
que escapaba al primer mundo.
Fotografía de tu rostro en pentagramas.
El olor de tu leña,
la cascada de viento entre tus cañas
con su sonido viajero surcando
y uniéndose a un rumor de machetes segadores.
Los sombreros soleados y el amor pendiente en ellos
para cuando queden colgados en el envés de una puerta.
El clamor de tu sobrenombre.
La casa del patrón con sus arañas de cristal
y la choza del peón llena de olor a mar,
poblado menor del hoy,
tierra en polvo muerto y mujer.
Los espacios que ventilan lo que fue.
Solares que vi sin ver.
El panteón que no pude hallar
en el silencio de tus expresiones,
tus calles estrechas
y la muchacha que me oyó mentar en versos
este pueblo vedado.

Parix Cruzado
parix.cruzado@hotmail.com
Perú-La Libertad, Trujillo.

4 comentarios:

  1. Ha sido un goce saborear las sensaciones tan vivas, tan palpables desde tu visión, y ahí está lo extraordinario,ver de tu voz lo que tú viste sin ver... ese pueblo vedado, su nostalgia de lo fue, "el olor a leña, tierra en polvo muerto y mujer".
    Genial!

    ResponderEliminar
  2. Pasé y me detuve un buen rato disfrutando de las imágenes... Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar, un beso con el tiempo y para siempre...

      Eliminar
  3. Que orgullo disfrutar esta pluma peruana, vaya desde mi Lima hasta la eterna primavera mis aplausos.

    Abrazos

    Maricruz

    ResponderEliminar