sábado, 28 de julio de 2012

QUE SI TE EXTRAÑO, ME PREGUNTAS


TERCER POEMA















Que si te extraño, me preguntas,
que si te extraño;
... claro que te extraño, amor mío,
y decirte lo contrario sería un engaño.
Te extraño tanto, que por momentos
es imposible contener el llanto.

Te extraño cuando desayuno en las mañanas,
y siento un vacío en mis entrañas.
Te extraño al medio día, cada día,
me falta tu alegría, tu simpatía,
tu sonrisa de princesa que me embelesa.
Te extraño en las tardes,
cuando camino sólo por las calles,
cuando me pongo mi mejor traje,
esperando que me abraces.
Te extraño en las noches,
al recordar aquellas en la que nuestro amor
nos dábamos en derroche.
Te extraño en mis sueños,
cuando volando cual mariposa llegas a ellos,
y me revives los momentos más bellos.
Te extraño en la noche estrellada,
cuando busco entre tanto brillo,
el encanto de tu mirada.
Te extraño al amanecer,
cuando sale el sol,
y no siento conmigo tu calor.
Te extraño cuando mi jornada termina,
y llego a esa cama, vacía.
Que si te extraño, me preguntas,
que si te extraño;
claro que te extraño, amor mío,
porque sin ti me invade el hastío.
Te extraño cuando escucho esa, tu canción,
que hace palpitar mi corazón.
Te extraño a cada paso que doy,
donde sea que estoy,
a donde sea que voy.
Te extraño en mi cuerpo ardiente,
de tus caricias y besos carente.
Te extraño cuando veo otras mujeres,
porque no son ni la sombra de lo que tú eres.
Te extraño de una manera tal, que los días,
se me hacen tan largos como los años.
Te extraño en cada uno de mis vuelos,
ya que, aunque despego, sin ti no me elevo.
Te extraño al oír las voces de aquí también,
porque esas no son una vaina bien.
Te extraño en el silencio,
en su inmensidad,
cuando todo queda en tranquilidad,
pero mi mente sigue buscando la paz,
que sólo tú le das.
Que si te extraño, me preguntas,
que si te extraño;
claro que te extraño, corazón,
porque te amo con pasión,
porque mi amor por ti no entiende de razón,
porque te entrego en mano, todo lo que soy.
Te extraño, y puede parecer extraño,
que aunque me duela, me guste;
y es que extrañarte, vida,
significa quererte, amarte, adorarte.
Te extraño en el aire que respiro,
porque le falta tu olor, que es mío.
Te extraño en mis manos, en mis brazos,
que quisieran atraparte como un lazo,
para amarrarte y jamás soltarte.
Te extraño en mi piel,
extraño tu sabor a miel,
extraño darte mis besos por doquier.
Te extraño en la cama,
pues sólo tengo mi almohada;
te extraño en mi alma,
porque sólo tú me brindas la calma.
Que si te extraño, me preguntas,
que si te extraño;
claro que te extraño, mi tesoro,
claro que te extraño.

Martin Rafael Gonçalves Cunha Gularte.
Uruguayo residente en la ciudad de Bonao, República Dominicana.

5 comentarios:

  1. REALMENTE MARAVILLOSO, TAN CIERTO, TAN REAL...FELICITACIONES.

    ResponderEliminar
  2. Cuando se extraña por siempre ese amor surgido del amor mismo. Esa pregunta espontanea y natural que hace te prodigues en palabras y expreses, de la misma manera, ese sentir como rocío, como aleteo de mariposas, como brisa que acaricia, como espontaneo amor surgido de las entrañas mismas del amor.

    Rincón.

    ResponderEliminar
  3. que hermoso¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. facinante me encanta

    ResponderEliminar
  5. Un beso Martín, este poema me gustó desde que lo leí. Ahora, te cuento también he presentado uno, con la sola idea de participar, por algo se empieza no? me gusta mucho escribir.
    Te dejo un abrazo, y éste poema... sigue siendo mi favorito!
    Maria Luisa.

    ResponderEliminar