martes, 31 de julio de 2012

RAZA NEGRA


TRIGÉSIMO SÉPTIMO POEMA
















Entre los sueños más hermosos de mi vida
siempre estuve el admirar la Raza Negra…
Negrito moreno claro, negrito color de miel,
mi negrito de azabache, negrito color café,
negrito carbón, carbón, como mil noches
sin luna…

Soñé, que al igual que Dios, era de la Raza Blanca
también podría haber sido un Dios de la Raza Negra,
con su madre morenita, con su padre negro puro,
con su familia moruna y sus angelitos negros…

Y, todo lo realicé, entre sueños y verdades,
conocí un gran amor negro, que me amó con amor
puro, tenía bemba colora y sus ojitos tan bellos,
y con un corazón grande, que me brindó tanto amor
que no supe porqué el destino, de mi lado lo alejó…

Recuerdo con gran orgullo, mi descendencia morena
a mi abuelita Juanita , una negrita tan bella, Y a su
familia Valero, morenitos y morenas, que cada día
crecen más luciendo el color moreno, en esta ciudad
tan bella…
Y ese tío maracucho que Dios puso en mi camino
negrito como la noche y esos ojazos tan bellos,
verdecitos y brillantes que parecen dos luceros
que alumbran la inmensidad del bello cielo zuliano.

Por eso yo soy feliz, y lo dijo con orgullo, que adoro
la Raza Negra, con mucho amor y embeleso ...
y, que tengo cuatro hijos, dos catires y dos morenos,
recordando con amor, que sangre llevo por dentro,
mi descendencia morena, y mi familia Valero…
y que soy feliz así, amando la Raza Negra, con un amor
tan bonito como el amor de mi Negro.

Edicta del Carmen Valero
Desde Mérida, Venezuela

11 comentarios:

  1. Al leerlo inconscientemente mi mente iba creando un ritmo muy alegre, este poema para mi tiene música, ¡HERMOSO! me encanto.

    ResponderEliminar
  2. exelenteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  3. Bello amiga,amor dulce y lleno de pureza!!

    ResponderEliminar
  4. mis ojos no ven el color en las personas, pero sólo a las mujeres y los hombres no ver a la gente de diferentes naciones, pero las mujeres y los hombres de la tierra, es justo que cada uno ama a su tierra, pero recuerda que es todo, y dice: , dijo un famoso de América del Sur, mi casa es tu casa, si es así no vamos a tener razziso, y las guerras, pero sólo la amistad y el amor.
    Gracias por su hermoso poema.
    Saludos Riccardo, poeta naif, desde Italia.

    ResponderEliminar