martes, 24 de julio de 2012

SOLEDAD

SEPTUAGÉSIMO NOVENO POEMA 

















Hay algo inexplicable
en las frases de amor
triste, e inexplicable
en la insondable melancolía apasionada.

Hay algo estúpido
en las frases de amor,
definitivamente estúpido,
cadencioso, perseverante,
obstinado, ingenuo, enamorado.

No hay palabras para el amor,
es insuficiente su única sonoridad.
Nada define el amor,
arrogante, si ¡arrogante!, arrasa el corazón sin piedad.

No lo he aprendido,
vive ese monstruo dentro de mi y a despertado;
me ha matado y no he aprendido.
Espero que no vuelva a despertar jamás.

Florece cada mañana con el rocío,
despierta cada día contigo mi alma herida de muerte,
cada mañana con el rocío,
cada mañana contigo, cada mañana mi alma herida.

No se teme lo que se conoce,
no se piensa en lo que se creer, ni se cuestiona los que se siente.
Y temo a la muerte que mi amor no conoce.
Temo perderte, temo no sentir, temo no creer.

Amiga y enemiga soledad.
Me asecha en los oscuros rincones de mis pesares.
Después de amar;... la soledad.
Será ese el inevitable destino de mi alma una con la tuya.




Juan Ramón Olivera (Adejola Olivera)
Desde Montevideo, Uruguay
adejola@gmail.com


3 comentarios: